Diseño de ambientes de trabajo ¿Por dónde comenzar?

El diseño de ambientes de trabajo es una tarea que no puede tomarse a la ligera. Una persona pasa, en promedio, 8 a 9 horas diarias en la oficina y en el caso de los emprendedores las jornadas pueden superar las 10 horas. Por ello, es fundamental hacer que este espacio sea cómodo e inspirador. 

Para comenzar el proceso de diseño de una oficina, lo primero que debes hacer es responder algunas preguntas que determinarán qué tipo de espacios necesitarás, por ejemplo, las respuestas a las siguientes preguntas pueden servirte para empezar a definir cómo diseñar el espacio de trabajo:

  • ¿Qué tipo de trabajo harás en ese espacio? De esto dependerá el acondicionamiento de la oficina en cuanto a mobiliario y equipos.
  • ¿Cuántas personas trabajarán allí? Así podrás saber cuántos metros cuadrados necesitas, así cómo las áreas de la oficina.
  • ¿Te visitarán clientes externos? Si es así deberás contar con una recepción y un espacio para atenderlos.

Elementos clave para un buen diseño de ambientes de trabajo

Una vez que tengas clara la información anterior, deberás iniciar con el diseño de ambiente de trabajo. Para ello, hay algunos elementos clave que debes considerar.

Mobiliario 

Aunque el mobiliario específico de una oficina depende mucho de la actividad que se realice en ella, hay muebles de oficina imprescindibles para trabajar. Debes considerar, por ejemplo, mesas y sillas de oficinas y procurar que todo sea ergonómico para la comodidad y salud de los colaboradores. Asimismo, necesitarás sofás para la recepción, archivadores o estanterías. 

Condiciones ambientales: la clave de un buen diseño de ambientes de trabajo

Las condiciones ambientales son otro punto clave al momento de diseñar un ambiente de trabajo, entonces, ¿qué es lo que debes considerar?

Temperatura: para generar un ambiente agradable basta con mantener el espacio entre 21 y 25 grados centígrados.

Iluminación: lo ideal sería que pudieras elegir un espacio en el que la luz natural entre con facilidad, pero si no es tu caso, lo recomendable es que la iluminación simule una entrada de iluminación solar. Así como también tienes que considerar el tipo de luz artificial: la amarillenta puede dar calidez, pero dependerá mucho de la combinación entre los colores de las paredes y el mobiliario

Áreas de trabajo individual y colaborativo

Si vas a trabajar con un equipo, también deberás considerar la incorporación de áreas de trabajo individual y colaborativo en la oficina. Recuerda que no todas las personas son iguales; hay quienes prefieren espacios privados para concentrarse y quienes trabajan mejor en una mesa grande junto a otros compañeros. La idea es adaptarse a las necesidades de los diferentes colaboradores y a las actividades que se realicen. 

Equipamiento

Dependiendo del tipo de trabajo que vayas a realizar, necesitarás más o menos equipamiento. Antes de hacer una compra, debes analizar bien qué tipo de equipos necesitas para hacer inversiones inteligentes y sacar el máximo provecho a tu capital inicial. Lo recomendable es comprar los equipos más básicos (computadores, teléfonos, impresoras) para luego adquirir otros progresivamente.

El diseño de ambientes de trabajo no es una tarea sencilla de emprender. Por ello, una buena manera de aligerar el trabajo y asegurarse de que la oficina quede perfectamente configurada es contratar un servicio de asesoría profesional. Al dejar esta tarea en manos de expertos, ahorrarás tiempo e incluso recursos porque gracias a la experiencia que tienen estos profesionales, el trabajo se ejecutará de forma rápida y eficiente. 

Comparte esta noticia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Ver más artículos